Esta Navidad he estado en casa de mis padres. Afortunadamente está a uns 15 minutos de Sintra y siempre que puedo.. voy.

Sólo he podido ir a tomar un café y comprar Queijadas de Sintra, pero la visita siempre merece la pena.

Ese encanto que tiene es único y como he dicho en varias ocasiones, parece que forma parte de un cuento de hadas.

Sin salir del centro puedes ver palácios o rincones donde la naturaleza ha dejado su huella, como es el caso del Parque da Liberdade.

Las fotos lo pueden contar con más detalle…

Podéis ver más fotos en Sintra Natal 2011 .

Y no dejéis de ir…

Share