Este fin de semana he tenido la oportunidad de volver a Bilbao (donde solo habia estado unas horas) gracias al Evento Nomaders Bilbao.

Empecé el viaje saliendo de @nomaders con la compañía de Txema – @viajarsindest, para llegar a la primera etapa de este encuentro de Blogueros. El viaje fue placentero y nos dio tiempo a hacer una parada en el  que sería nuestro alojamiento: Hotel Abba Parque 3*.

Como el Evento Nomaders ha tenido tantos momentos buenos voy a dedicar esta primera parte a la gastronomia, que como no podía dejar de ser, en el País Vasco fue uno de los protagonistas.

Quedamos en el Restaurante El Arandia de Julen, donde nos esperaban unas Alubias (de comer y llorar, y algo imposible por la cantidad que nos ponían…) acompañadas de unos «sacramentos» (chorizo, morcilla…), regadas por un Rioja Crianza 2007 – muy bueno. Julen – el maestro cocinero, nos recibió muy, muy bien, pero después de las Alubias nos traía una «mala» noticia. El segundo plato era nada más y nada menos que un guiso de ternera – de una raza autóctona. Estaba para chuparse los dedos (y eso que no se come con las manos…), pero era humanamente imposible termirarlo, una pena y «ofensa» a la buena mesa Basca.


Quedaba el postre, una crema semi cuajada (parecida a una crema catalana). No hace falta decirlo ya que supongo que os hacéis una idea, estaba buenísima… Un café y un chupito hacian el cierre de esta maravillosa comida, que ha servido para conocer a personas muy interesantes de las que hablaré más adelante.

Después de un paso rapido por el hotel fuimos al KAFE ANTZOKIA – un proyecto de lo más interesante del que hablaré con más detalle en otro post. Solo puedo adelantar que merece la pena conocerlo mejor… Fuimos muy bien recibidos y al finalizar la visita a los diferentes proyectos que llevan a cabo, nos ofrecieron un tapeo que estaba rico, especialmente por ser ofrecido con mucho cariño y servir de base a varias charlas muy interesantes…

Seguimos de Pintxos (no podía dejar de ser de otra manera tratándose de Bilbao) por la zona de la Plaza Nueva. Me acuerdo de dos bares: Charly (por eso de los Angeles….) y KASKO, donde con un rico tapeo terminamos charlando en la calle el primer día del Evento Nomaders Bilbao.

El día siguiente, mientras visitábamos el centro historico, hicimos una parada «obligada» en Alma de Cacao – una maravilla para los sentidos pero un pecado seguro para los amantes del chocolate y sus derivados. Nos hicieron una degustación que fue todo un éxito y no se cual estaba mejor. Crean combinacinones muy originales imposibles de resistirse a ellas.

 

La ruta nos llevó hasta el Bascook, un restaurante de moda en Bilbao que está dirigido por el Chef Aitor Elizegi, que nos recibió de brazos abiertos. Su cocina es moderna, sabrosa y agradable a la vista. La receta perfecta para disfrutar a la mesa de lo que en su día fue una fábrica de sal y ahora es un local de visita obligada. No es por dar envidia pero la tempura de huerta con mojo blanco y sal de pesto, los tallarines níhon o el bacalao con kokotxas estaban….

Muy interesante ha sido conocer el nuevo proyecto de Aitor que tiene que ver con el mundo del pan. Probamos algunas de sus propuestas y puedo asegurar que va a ser otro éxito.

 

Después de una visita tras otra llegamos a la hora de la cena. No había mucho hambre pero en Bilbao eso está totalmente prohibido… Estábamos citados en el Teatro Campos Eliseos (el edificio es precioso) más exactamente en el Restaurante Atril 20Uno. Las mesas redondas invitaban a hablar de lo vivido hasta ese momento, a la vez que la comida iba llegando (el Arroz Cremoso, el Bacalao y el Solomillo). Comida rica y en dosis razonables para el común de los mortales (Bascos y en concreto Bilbainos aparte).

Un apunte que no es una critica, más bien un aviso… si quieres desayunar un domingo antes de las 10:00 de la mañana puedes encontrar la mayoría de las cafeterías cerradas (por lo menos en la zona en la que estaba nuestro hotel).

Una vez desayunados tuve la responsabilidad (y el gustazo) de llevar la familia Pachinko al aeropuerto. Desde allí seguimos hacia el Hotel Palacio Urgoiti,

del que hablaré con más detalle en otro post – solo adelantar que el sitio es una pasada y nos recibieron de maravilla. Después de la visita y actividades al aire libre, nos prepararon un aperitivo – que podría haberse llamado banquete. Entre platos y postres unas ocho propuestas, variadas y buenísimas. Creo que fue unánime la sorpresa al ver la preciosa maleta – una tarta buenísima, acompañada de magdalenas (comestibles) con fotos de tod@s los presentes. Fue un detalle pero de los que hacen la diferencia. Muchas gracias al equipo del Hotel Palacio Urgoiti.


Con ésto cierro el primer resumen del Evento Nomaders Bilbao, que hay que ir a cenar…

Share