Una vez repuestas las fuerzas, tocaba seguir conociendo la Sierra de Guadarrama.

Nos dirigimos a Braojos, un bonito pueblo que es el entorno natural de Dani (Braojos Rural), uno de los tres Ecohéroes que nos acompaño durante esta jornada.

Llegamos a la plaza y Dani nos contó un poco lo que íbamos a hacer. Por cuestiones de tiempo tuvo que ajustar la ruta que tenía prevista y demostró la flexibilidad que hay que tener en estos casos.

Empezamos por acercarnos a la Iglesia. Nos contó varias curiosidades sobre su contrucción y origen, pero si las queréis conocer, es mejor que quedéis con él y que os lo cuente de primera mano.

Una de las cosas que más me llamó a la atención fue lo bien cuidadas que están las casas y sus calles. Además puedes encontrar animales de gran porte, como caballos, en el casco urbano, una perfecta mezcla de zona urbana con naturaleza.

Un de los momentos clave de la visita fue cuando llegamos al Arce de Montpellier, un monumento de la naturaleza que seguramente pueda tener más de 300 años. Dani nos llamó especialmente la atención para lo importante que es conservarlos y respetar sus espacios vitales.

Desde allí la panorámica de Braojos era perfecta.

Ya de vuelta a la plaza, encontramos a un amigo que se dejaba querer…

Dejamos el pueblo, pero con ganas de volver, y de nuevo en autobús, hicimos un pequeño trayecto para ir a comer…

Puedes visitar las fotos del día: EventoNomaders EcoHéroes

 

Share