Evento Nomaders ToledoToledo es una de aquellas ciudades que merece la pena su visita. Que sea Ciudad Patrimonio de la Humanidad, no es una casualidad. Tal vez por estar cerca de Madrid he ido dejando pasar el tiempo y retrasando esa visita «obligada».

Afortunadamente en menos de 2 años he estado allí en 3 ocasiones y todas ellas me han dejado su huella y ganas de seguir volviendo y conocer un poco más…

Llegábamos pronto y después de pasar por la Puerta de la Bisagra, decidimos desayunar cerca de la Puerta del Sol. Era importante recargar bien las baterias, ya que se preveía un día bastante intenso.

Empezamos a subir hacia el centro y después de ver el Tajo llegábamos a la Plaza de Zocodovar, todo un hervidero de gente que llega y sale, donde te puedes tomar un café o comprar esos mazapanes tan famosos.

Siguiendo hacia el Alcázar pudimos ver las bonitas vistas del río y sus alrededores.

Nos dirigimos hacia la Catedral, vimos las telas colgadas por la festividad del Corpus, y la verdad es que se agradecía su sombra. Estábamos a finales de junio y el calor ya empezaba a saludarnos de cerca.

La visita de la Catedral de Toledo es «obligada». El edíficio es digno de destaque, pero su interior, con todas las obras que están expuestas no que se queda atrás, ni mucho menos… Volveré, y con guía para saber más sobre las «joyas» que se pueden ver.

Estábamos en la Plaza del Ayuntamiento y el ambiente era de fiesta. La fachada de la Catedral, con la representación de la Última Cena, presidía las celebraciones.

Decidimos callejear para conocer mejor el encanto de Toledo. Cada calle y cada rincón tiene una nueva sorpresa y un trocito de historia grabado.

Visitamos varias Iglesias, pero destaco 2 de ellas: Iglesia de Santo Tomé, donde se puede ver la obra del El Greco: «El entierro del Señor de Orgaz» y la Iglesia de los Jesuitas, muy bien conservada, y con interesantes altares e imagenes que la componen. Pero seguramente la mayoría se acuerde de ella por las vistas que hay de Toledo desde sus dos torres, por favor, no dejéis de subir… yo que tengo vértigo ya lo hice 3 veces y lo volveré a hacer (los prismáticos pueden muy utiles…). Pero hay muchas más que merecen una visita (y casualidades de la vida, en 2 ellas se celebraba una boda…).

Como sabéis la riqueza de Toledo se debe en gran parte a que por sus calles han pasado y convivido tres grandes culturas, la Mulsumana, la Hebrea y la Católica. Por ello, no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar una Sinagoga, en este caso la Sinagoga del Tránsito, donde se puede visitar el Museo Sefardí. Puedes conocer más sobre su cultura, costumbres y tradiciones, gracias a las explicaciones y a los objectos expuestos. ¡Recomendado!

El Museo de El Greco estaba cerrado por reforma, pero una parte de su obra se podía ver en una exposición temporal con la que pudimos disfrutar.

En una visita posterior fui al Museo de Santa Cruz, el cual recomiendo.

Mi segunda visita fue gracias al EventoNomaders Toledo. ¡Una experiencia genial! Además he tenido el placer de conocer y compartir momentos con personas muy interesantes y sin querer molestar a nadie, permitirme mencionar a: @asaltodemata, @javimonsalupe, @labrujulaverde, @monicator, @ElGuisanteVerde, @Mcallan, @Laura_LaFari, @arivela, @javier_hdez y @egoitz (mi compañero de habitación… bueno, casi…).

Termino invitando a tod@s a visitar esta bonita ciudad y os dejo este vídeo con una visión diferente de lo que ha sido para mi ese EventoNomaders Toledo:

Share