VISITANDO BELLOS LUGARES DE MADRID: EL PALACIO DE EL PARDO Y EL CASTILLO DE MANZANARES EL REAL

Hoy publicamos el primero post de viajes escrito por D. Sebastián Barahona VallecilloCronista Oficial de Mengíbar.

Los comentarios sobran… espero que os guste:

El pasado mes de noviembre, aprovechando nuestra estancia en Madrid, acompañados de nuestros hijos y nieto, decidimos visitar algunas de las muchas joyas que encierran Madrid y sus alrededores. En esta ocasión, nos decidimos por el Palacio de El Pardo, una de las residencias de la Familia Real Española, situado en el Real Sitio de El Pardo.


Se trata de un bello palacio, que se construyó en el siglo XVI, a partir de un edificioprimitivo del siglo XV, reformándose y ampliándose en el siglo XVIII, por iniciativa de aquel buen rey, que fue Carlos III, que bien mereció ser llamado “el mejor alcalde de Madrid”, con la intervención del arquitecto, Francesco Sabatini.


Un excelente y preparado guía, perteneciente al Patrimonio Nacional, nos hizo muy agradable la visita, gozando con sus explicaciones y añadiendo muchas e interesantes anécdotas. El palacio es de planta cuadrangular con torreones en las esquinas, la cubierta de pizarra, un patio central y dos laterales: uno de la época de los Austrias y el otro de los Borbones, ambos cubiertos recientemente para los distintos eventos, que en el palacio se celebran.
Destacaríamos de su recorrido la escalinata de Sabatini, los frescos de Gaspar Becerra, restos de la decoración pictórica de la época de Felipe II y, cómo no, la colección de tapices del siglo XVIII, entre las que figuran cinco de las series más conocidas del inmortal Francisco de Goya, además de otro buen número de procedencia flamenca.
El palacio es, además de una bella obra arquitectónica, toda una lección de historia, pues en él falleció Alfonso XII (1885), y en el siglo XX, acabada la Guerra “Incivil” Española, el edificio fue objeto de reformas y habilitado el ala de los Borbones para residencia del entonces Jefe de Estado, Francisco Franco. En la actualidad, su principal uso es el de alojar a los Jefes de Estado extranjeros de visita oficial en España.
Finalizamos la visita, admirando la sobria fachada exterior y paseando por los bellos y extensos jardines, a los que la estación otoñal les había añadido una gran variedad de colores y matices.

La visita bien puede complementarse en el Convento de los Padres Capuchinos, cercano al palacio, y admirar la impresionante y famosa talla del Cristo yacente, obra del imaginero, Gregorio Fernández, del siglo XVII.

 

Tras el almuerzo en unos de los muchos restaurantes de la localidad, nos dirigimos al pueblo de Manzanares el Real, donde visitamos su famoso y bello castillo, una fortaleza-palacio, propiedad de la Casa Ducal del Infantado y administrado por la Comunidad de Madrid. Fue mandado edificar en 1475, por Diego Hurtado de Mendoza, Conde del Real de Manzanares, Marqués de Santillana y primer Duque del Infantado, siendo su autor Juan Guas, arquitecto de los Reyes Católicos y constructor, entre otras obras, de la Iglesia de San Juan de los Reyes, de Toledo. Las primeras obras de restauración de este castillo finalizaron en 1977, completándose las mismas en 2005 e iniciándose seguidamente las visitas del público.
El recorrido por el castillo se inicia en el Centro de Interpretación, de carácter didáctico, en el que se explica la historia del territorio, la genealogía de la familia Mendoza y la génesis de la construcción del castillo, concluyendo con la proyección de un cortometraje en la sala de audiovisuales, para introducir al visitante en la zona palaciega. Destacan en la visita las valiosas colecciones artísticas de tapices flamencos, pinturas, armaduras y muebles de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX. En el recorrido, podemos resaltar, sobre todo, el amplio Zaguán, el Patio Porticado, la Sala Santillana, la Sala Infantado, el Estrado de Damas, la Alcoba y Oratorio, finalizando la visita por un bello adarve almenado, desde el que podemos observar, además de un bello panorama, las cuatro torres “caballeros” y la del homenaje, así como el pueblo de Manzanares el Real, La Sierra de la Pedriza y el embalse de Santillana. Podemos afirmar que el visitante sale muy contento de ver el soberbio castillo y, sobre todo, aprende o recuerda una página de la historia de España.
El final de la visita coincidió con un frío y bello atardecer, por lo que pronto iniciamos el regreso a Madrid, contentos y satisfechos, pudiendo asegurar que habíamos pasado un buen día visitando los dos monumentos, antes citados. Y es que creo que debíamos de darnos cuenta de que tenemos a nuestro alrededor, a muy pocos kilómetros, bellos lugares y monumentos desconocidos, pero que merecen ser visitados, por lo que prometemos seguir la búsqueda de los mismos en próximas visitas.

Noviembre de 2011

Posts relacionados

Share

Un pensamiento sobre “VISITANDO BELLOS LUGARES DE MADRID: EL PALACIO DE EL PARDO Y EL CASTILLO DE MANZANARES EL REAL”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *